Inicio medio ambiente Las islas de la basura

Las islas de la basura

Para adentrarnos por un costado no habitual y hablar de cómo se esparce la contaminación en el planeta, vamos a intentar acercarnos a lo que se ha dado en llamar las Islas de la Basura.

Se trata de grandes acumulaciones de desechos que se arrojan al mar de manera indiscriminada y que han terminado creando gigantescas aglomeraciones de objetos arrojados por el hombre, después de haber agotado su vida útil.

Todos estos objetos tienen como característica la condición de ser no degradables por la naturaleza o, por lo menos, necesitan cientos de años en ser degradados, mientras permanece constante su condición contaminante y tienen como componente esencial el plástico.

Con excepción de los océanos Ártico y Antártico, todos los demás continentes tienen su acopio de basura. Se trata de inmensas aglomeraciones de residuos no biodegradables que por el influjo de los giros oceánicos –sistema de corrientes marinas rotativas– asimilables a remolinos en el agua, se van formando grandes balsas flotantes.

La más grande hallada hasta el momento se encuentra en el Pacífico, entre la costa oeste de los Estados Unidos y Hawai. Estas formaciones constituyen un grave riesgo para el ecosistema marino y la vida de miles de animales.

En definitiva se trata de formaciones de microplásticos concentrados que se encuentran suspendidos en columnas bajo el agua. Los microplásticos son pequeñas piezas de plástico que contaminan el medio ambiente y provienen de una gran variedad de fuentes, incluidos los cosméticos, artículos de pesca, como redes desechadas, ropa, desechos plásticos de uso cotidiano y de procesos industriales.

El microplástico tiene la característica de no biodegradarse, sino que solo se desintegra en partes más pequeñas las que terminan siendo ingeridas por muchos organismos alojándose en sus cuerpos y terminan produciendo la muerte por intoxicación.

Estos efectos los padecen aves marinas, peces, mamíferos y en general afectan a toda la fauna del mar. En este devenir se han encontrado ballenas muertas por ingesta de plásticos. También se ha encontrado estas sustancias alojadas en el cuerpo humano, que han sido encontrados en algunos alimentos provenientes del mar.

Una investigación publicada en la Revista Nature, señala que “esta área de residuos que se expande por 1,6 millones de Km2. –es decir, casi tres veces el tamaño de Francia– contiene casi 80.000 toneladas de plástico”. La basura se acumula en todos los océanos, pero la mancha más grande se encuentra en el Pacífico entre Hawai y California.

Pese a los esfuerzos que se han realizado, tendientes a extraer el plástico para reciclarlo, aún no se ha encontrado la tecnología eficiente para ese cometido, puesto que, el tamaño de las islas de plástico y las corrientes marinas más los vientos, son factores influyentes e incrementan las dificultades a tener en cuenta.

Estudiosos de las aglomeraciones de plástico en el mar han descubierto que el fenómeno permanece en crecimiento constante, constataron que todos los residuos que produjo el terremoto del Japón fueron a parar allí, estimaron que esto produjo un aumento de la acumulación en un 20%, en su gran mayoría plástico y madera.

Hay por lo menos una decena de proyectos –según el Diario El País– para limpiar el mar. Algunos proponen controlar los residuos arrojados por los barcos. Otros proponen la extracción y reciclado, pero lo que sí está claro es que las islas de basura constituyen hasta ahora un problema de difícil solución.

Comentar

Haga su comentario
Por favor entre su nombre aquí: