Inicio Opinion IOMA, en el siglo pasado

IOMA, en el siglo pasado

Por Mónica Tirone

Soy Mónica Liliana Tirone, afiliada voluntaria de IOMA Nº B10826989900, residente en la ciudad de Mercedes, B.

Veo con espanto el atraso y la desidia con que IOMA prevé la operatoria en el sistema de pagos, sobre todo en estos tiempos de “aislamiento preventivo obligatorio”.

Tengo 66 años y vivo en una quinta. Para poder pagar mi factura mensual, tengo que ir hasta la oficina de IOMA local, retirar la factura y dirigirme a un Rapipago o Bapro para poder pagar (en esta oportunidad, mi cuota de abril).

Hasta que cobré mi haber jubilatorio por Banco Nación, podía pagar por Home Banking de ese Banco, pero desde que lo hago en el Banco Santander Río, no puedo realizarlo, porque IOMA no tiene convenio con todos los Bancos.

Conste que desde hace diez meses, no menos, estoy tratando de cargar el pago de mi cuota mensual a IOMA en mi home banking del Banco Provincia, cuenta no vinculada a ningún ingreso jubilatorio, de manera infructuosa. Y esto, considerando que la factura emitida por IOMA no sólo no registra el código de pago electrónico LINK (tuve que rescatar un código que figuraba en una vieja factura, de las celestes, que llegaban por correo al domicilio, antaño), sino que –como es obvio por lo que relato en el párrafo anterior– no registra código electrónico para red BANELCO.

En el día de la fecha -3 de abril de 2020- una vecina de la zona rural, en las mismas circunstancias que yo, realizó el periplo urbano para poder abonar su cuota y la mía, durante la mañana. (La solidaridad es preexistente al “descubrimiento” de los últimos tiempos políticos nacionales).

Luego de retirar ambas facturas en la oficina de IOMA local y habiendo recibido allí la “lista de las bocas habilitadas para el pago con tarjeta de débito de cualquier Banco”, se dirigió a la de 29 y 36 donde realizó una cola de dos horas: no cobraban IOMA.

Luego, a 24, entre 29 y 31: sin sistema. Debía regresar a las 15; así lo hizo: sólo cobraban con LINK, y su tarjeta de débito pertenece a la red BANELCO. Luego: 29 y 40: sólo LINK. 30 bis y 7: cerrado. 40 y 7: ¡eureka! Pudo pagar: pero sólo en efectivo.

Los directivos de IOMA, ¿pueden explicarnos a los afiliados por qué no han sido capaces de crear mecanismos de pago acordes a la era informática en la que vivimos?

Existen los teléfonos, las tarjetas de débito, las tarjetas de crédito, los correos electrónicos, los débitos automáticos, los home bankings, y al Directorio de IOMA no se le ocurre otro procedimiento de pago que el del siglo pasado.

Como ciudadana puedo evaluar que o no trabajan o no tienen aptitud para hacerlo en los tiempos que corren.

Si las empresas proveedoras de servicios (gas, electricidad, Internet, Bancos, tv por cable, etc.) nos hacen llegar las facturas a través del correo electrónico y podemos abonar en tiempo y forma por vía electrónica sin salir de casa, ¿no se les puede ocurrir a los directivos de IOMA hacer lo propio?

Les hemos pagado durante 30 años y les pagamos ahora sueldos nada despreciables para que no sean capaces de organizar, planificar y prever procedimientos, mecanismos y logística acordes a los tiempos que corren.

Conste que nada de lo que digo más arriba atañe al nivel de decisiones en manos de los empleados locales, de Saladillo y de La Plata que me han atendido telefónicamente y han comprendido mi reclamo.

He enviado un mensaje por correo electrónico a IOMA central y no he recibido respuesta alguna. No espero palabras. Esperamos acciones eficaces. Supongo que algo de vergüenza puede existir aún en alguno.

Mónica Liliana Tirone . DNI 10826989

Dejá un comentario