Inicio Emprendimientos Historia de las máquinas tragaperras

Historia de las máquinas tragaperras

Las máquinas tragaperras son uno de los juegos más populares en todo casino, funcionan en base a un generador de números aleatorios. Las primeras máquinas tragaperras eran mecánicas y desde ese entonces ya usaban un generador de números aleatorios, en el mismo sentido que una ruleta, un mazo de cartas o un par de dados también son generadores de números aleatorios.

Las máquinas tragaperras modernas usan una computadora para generar números aleatorios, y estos determinan los resultados del juego.

Pero lo importante al jugar a las tragamonedas en línea es recordar que los resultados son verdaderamente aleatorios. El juego no funciona en ningún tipo de base cíclica, por lo que no puedes predecir con cierto grado de certeza cuál será la próxima jugada ganadora.

Los comienzos de las máquinas tragaperras

El término ‘máquina tragamonedas’ se utilizó inicialmente para todas las máquinas expendedoras automáticas junto con los dispositivos de juego. No fue hasta el siglo XX que se asoció solo a los dispositivos de juego.

Es difícil creer que las máquinas tragaperras hayan existido, entreteniendo a la gente durante más de 120 años. Esto se debe a que se han convertido en un juego habitual en todos los casinos modernos del mundo.

Charles Fey inventó la legendaria máquina tragaperras Liberty Bell en 1895, pero la evidencia sugiere que los dispositivos de juego que funcionan con monedas existían antes de la invención de ésta máquina.

Sin embargo, las máquinas tragaperras modernas están relacionadas con la invención de la Liberty Bell. Como mecánico con sede en San Francisco, Fey había inventado un juego que tenía tres carretes giratorios con un mango al costado y una ranura donde el jugador insertaba la moneda.

La primera máquina tragamonedas diseñada por Charles Fey era simple pero elegante, sin ninguna de las características de las máquinas tragamonedas populares de hoy. El diseño de tres carretes en las máquinas tragamonedas de hoy en día funciona electrónicamente, lo que está muy lejos de sus predecesores que trabajaban en engranajes.

Aunque Charles Fey inventó el primer juego que presentaba carretes giratorios, había otras máquinas de apuestas que se jugaban insertando moneadas antes de la Liberty Bell. Una máquina de hilar basada en el póker fue diseñada por Sittman y Pitt, con sede en Brooklyn, que presentaba 50 cartas en cinco tambores giratorios, cada uno de los cuales tenía 10 caras de cartas, para mostrar una mano de póquer de cinco cartas en cada giro. Cuanto mejor era la mano, más ganaba el jugador.

Si bien ambos dispositivos tenían algunas diferencias y similitudes, ambos requerían que el jugador tirara de una palanca. Otra gran similitud en los dos juegos fue que los jugadores debían insertar una moneda para comenzar a jugar.

Las máquinas tragaperras en la actualidad

Con el transcurrir de los años, en conjunto con los avances tecnológicos las máquinas tragaperras fueron cambiando, hasta el punto de que actualmente cuando visitas un casino notarás una cantidad significativa mayor de tragamonedas de video en comparación con las que tienen carretes mecánicos.

Dado a que las máquinas tragaperras que se estaban desarrollando en los años 80 para imitar la experiencia de los tres carretes fallaron miserablemente, se tuvo que inventar algo nuevo para atraer a más jugadores.

Las tragamonedas de video que se introdujeron por primera vez contaban con una presentación de video de los carretes. La primera tragamonedas que tenía carretes giratorios de video se llamaba ‘The Game Maker’ y se lanzó en 1994.

El juego no solo incluía un juego de tragamonedas, sino que también video Blackjack y Vídeo Póker, los cuales se alojaban en una sola unidad. La inmensa popularidad de la que disfrutaba Game Maker era desconocida en ese momento, pero sigue siendo una de las innovaciones más influyentes en cuanto a máquinas tragamonedas.

Dejá un comentario