Inicio Deportes Entre fútbol y bochas Racing cumple 82 años

Entre fútbol y bochas Racing cumple 82 años

Un 9 de Julio de 1938 cuando la calle 14 y sus alrededores eran de tierra, el asfalto llegó en la década del 70, entre las arterias de 41 y 43 del barrio “El Sapo” el fútbol resultaba ser la pasión de muchos. Un grupo de muchachos entre los que estaba la familia Ronanduano resolvió formar un equipo de fútbol y por ser fanáticos del club de Avellaneda le pusieron su nombre, sólo que aquí lo llamaron Club Atlético Racing. Fue entonces que Alfredo, Jorge y Atilio vieron plasmada su idea para sumarse rápidamente a su participación en la Liga Mercedina de Fútbol.

“El espíritu del club era futbolero, todos hinchas de Racing de Avellaneda, inclusive mucha gente de Racing, un grupo de amigos” cuenta sobre los inicios el actual presidente Héctor Pardo. Resultando Racing con el correr de los años uno de los fundadores de la Asociación Mercedina de Bochas y en la actualidad es la institución más longeva dentro de los clubes locales que son parte de las “Lisas y Rayadas”.

En esa cuadra, 14 entre 41 y 43, donde supo funcionar una “Casa Pública” fue el sitio donde a futuro sería la sede de Racing. Quedando marcado en el tiempo el trabajo dirigencial de Roberto Flores, Delfín Alday y “Macho” Lotitto, este último como un destacado bochófilo. Aunque otros nombres como el de “Coco” Martínez, “Chito” Medone y “Tito” Giovanetone han pasado por comisiones directivas de Racing.

Llegando a la institución, primero para estar a cargo de la cantina y más tarde como presidente Francisco Alberto Gallardo, más conocido como “Tucuta” que había comenzado su profesión de mozo en el bar el Tokio. “Panchi”, su hijo, recuerda que su padre ya tenía la cantina de Racing en 1953 hasta que en el 1961 ingresa a trabajar a DUCILO, regresando Gallardo (P) al club en 1970 ya como presidente en compañía de Gandolfi como tesorero, fueron 12 años de grandes reformar cuando la directiva ya había comprado la propiedad.

Recuerda “Panchi” que Alday ha estado siempre en Racing y como los anteriores mencionados han vivido en el barrio. “Nosotros teníamos unos parientes de mi mamá en Castelar que tenían corralón, los Clementoni, entonces mi viejo compró todo allá y traían todo mucho más barato para construir todo el club. Salía a las dos de la tarde de la fábrica y a las tres estaba en el club trabajando” reformándolo para inaugurarse la sala de televisión y otra de juegos, una biblioteca a finales del 1960 cumplía también la función social con los chicos del barrio que llegaban con sus madres a consultar por libros de estudio.

“El espíritu del club era futbolero, todos hinchas de Racing de Avellaneda, inclusive mucha gente de Racing, un grupo de amigos”

Fútbol
Los inicios de Racing en la Liga fueron con participación durante 1938-39, se ausentó uno años para regresar con Primera en 1950 donde resultó campeón del ascenso y desde 1952 a 1963 ininterrumpidamente tomaron parte de la categoría mayor nombres como los hermanos Carlitos y Luis “Araña” Galindre, “Titino” Romero, Córdoba, Aniceli, el “Gordo” Pra, Raúl Legiano, “Tata” Giménez y hasta Scarnatto, especialista en curar lesiones, jugó en Racing.

Fue entonces que vino la época sin actividad en la Liga, donde nadie puede asegurar el motivo del alejamiento, reapareciendo Racing con el impulso de Marcelo Ventrelli y la asistencia de Ezequiel De Rosas pasada la década del 90. En 1997-98-99 estuvo en el fútbol infantil de AMFI y ya para 1998 en Sexta, Quinta y Tercera juegan los torneos oficiales de la Liga Mercedina, pasando poco después todos estos jugadores y entrenador a Gimnasia, fue entonces que Racing ya no tuvo fútbol.

Pero mucho antes, en lo que fue ATC se disputaba por la pantalla chica el “Fútbol Mosquito” con tres jugadores y una pelota gigante, en representación del Racing mercedino estuvieron César y Rúben Bertón más Jorge Testa con no más de 10 años ganando el torneo, teniendo como DT a Bacotti. En el recuerdo también queda aquel conjunto bicampeón de “baby fútbol” que se jugaba en Defensores Belgrano, allí actuaron: José Carbonelli, Romano, Lilo, “Titino” Nicodemo, Aldo Marinelli, Luis Cestari, Luis Gil y “Panchi” Gallardo.

Bochas
Las “Lisas y Rayadas” siempre han estado en Racing, con cancha en la propia sede y al respecto Pardo cuanta: “Se trae un polvo de Sierras Vallas del lado de Olavarría, eso se solidifica y la cancha queda muy buena”. Por llevar el mismo nombre que el club de Avellaneda hubo tiempos donde se estableció un contacto directo y venían desde Avellaneda la comisión de bochas, en otra época el “Manco” Luján deslumbraba con su habilidad, manejando la bocha con los pies. Surgiendo sobresalientes jugadores como “Tino” Rosello (hoy en Talleres Payró) que llegó a su cancha de la mano de su padre el “Galleguito” Rosello. Otros destacados con el uniforme blanco y escudo de Racing es Omar “Macho” Lotito.

El trofeo Monseñor Serafín es propiedad de Racing y quedó en la institución al ganarse en dos oportunidades, en cuanto a otros bochófilos pasaron por el club de la calle14: Miguel y Manuel Larroque, José Carbonelli y Mario “Chacho” Monsalvo, quien falleció joven, aunque muchos hablan de un jugador extraordinario. Este es el Club Atlético Racing, el del barrio, el de los colores celeste y blanco, que nació con el fútbol y hoy las bochas son el deporte emblema. Las historias siguen latentes.

Dejá un comentario