Inicio Emprendimientos Economías post pandemia, con optimismo

Economías post pandemia, con optimismo

Este jueves NOTICIAS MERCEDINAS fue parte de las capacitaciones, conferencias y debates del “Telecom SummIT By IDC”, que arrancaron hoy y cuentan con oradores nacionales e internacionales que comparten sus pensamientos, reflexiones y propuestas para llevar a cabo la transformación digital que las empresas necesitan en este nuevo contexto. Este jueves se trató la temática relacionada a los negocios y economías post covid-19.

A través de la plataforma Hopin, la participación se da por invitación y con registro previo. Leonardo Coca, Director de Negocios B2B de Telecom Argentina, realizó la presentación de los disertantes y del ciclo, que contó con más de 400 partícipes de distintos países de habla hispana.

Coca, desde Telecom, destacó que lo central del trabajo que realizan pasa hoy por la conectividad y productividad, y remarcó la idea de “compartir experiencias con sus clientes para continuar de una forma productiva y conectados” en esta pandemia. Indicó que las exposiciones que se verían tendrían que ver con la situación en el mundo y Argentina en este marco, y que incluirían un análisis sobre la situación económica y su desarrollo a futuro.

Así las cosas, el primero en hablar fue Jorge Gómez, director de Soluciones Empresariales IDC México. Este indicó que la pandemia “en término económicos se dejará sentir en la próxima década”: “Es una de las crisis con mayor impacto, habrá una caída importante del PBI, pero se verá una recuperación, que variará en la velocidad dependiendo del país y la región y que tan rápido se salga del confinamiento que es la única respuesta ante esta pandemia”, dijo e indicó que, particularmente en Argentina “se espera una recuperación por arriba de la región, en el orden del 4 por ciento”: “Será una caída radical pero existirá una recuperación y se espera que se mantenga. Es importante que no castiguemos las inversiones que nos permitan montarnos en esta recuperación”, sostuvo.

Asimismo graficó la variación del impacto por industria. “En Argentina el sector financiero aprendió bien de las crisis anteriores”, reflexionó Gómez y habló de los créditos a tasa cero que otorga el gobierno. Y marcó el crecimiento del rubro supermercados, que crecieron en abril un 51 por ciento: “Aumentaron sus ventas 370 por ciento los supermercados en línea pero los retails cayeron un 90 por ciento. Los esenciales tienen crecimiento o se mantienen, los no esenciales caen. En los servicios al consumidor tenemos negocios como restaurantes, hoteles y entretenimientos que son los más afectados. Desafortunadamente son los que más lo sufren y más van a tardar en regresar a la nueva normalidad”, anticipó.

“En 2020 esta pandemia que vivimos será catalizadora de la transformación digital. Las industrias más avanzadas en tecnologías son las que mejor llevan adelante los desafíos que se presentan”, indicó Gómez

“En manufactura hubo una caída interanual con dos aristas: la demanda de bienes no esenciales cae y la interrupción de las cadenas de suministros complica. En telecomunicaciones aumenta el tráfico de redes pero los ingresos se están estancando”, agregó y señaló que cada industria tiene un nivel de afectación diferente y esto debe considerarse a la hora de planificar: “Las crisis siempre funcionan como un catalizador de las tecnologías. Lo mismo sucedió en la segunda guerra mundial, allí surgió la computadora PC por ejemplo. La guerra fría de los años 60 nos llevó al desarrollo de internet, esta red de redes. En el 2000 cuando viene la burbuja, el Linux surgió como una alternativa viable para las organizaciones. El colapso financiero de 2008 rompió el paradigma de una licencia por un servicio y la virtualización se disparó como una vía y se consolidó el Linux. En 2020 esta pandemia que vivimos será catalizadora de la transformación digital. Las industrias más avanzadas en tecnologías son las que mejor llevan adelante los desafíos que se presentan”, indicó Gómez.

Luego mostró un modelo de referencia para la recuperación. “En marzo todas las organizaciones se han abocada a afrontar el trabajo remoto y la reconversión, luego se plantean la optimización de costos, para caer luego en la etapa de recesión del nuevo entorno de confinamiento, con la idea de aumentar las capacidades digitales. Al cierre de este año veremos inversiones dirigidas a la recuperación”, sostuvo luego y señaló luego que “hay que desarrollar capacidades que nos permitan mantenernos en la nueva realidad económica”. Además precisó que habrá “una nueva regulación de los gobiernos, con pautas muy firmes para controlar la infección y los contagios, y las organizaciones tienen que pensar cómo atraer a los clientes luego del confinamiento, ya que el grueso de la población tendrá reticencia a asistir a los lugares”. Y dijo que en 2021 habrá “una inversión en tecnologías que se consideraban demasiado innovadoras, que pensábamos no era tiempo, pero serán necesarias para sortear la nueva crisis y mantener el negocio”. A su entender marcó que aún se esperan para 2021 nuevos confinamientos que tendrán afectación en varias zonas o países.

“Las recuperaciones serán diferentes en cada sector, algunas serán inmediatas y otras en rebote, de forma consistente y rápida, como el caso de los recursos naturales y minerales, a medida que se abra la economía aumenta la demanda. En el caso de alimentos se mantendrá sin cambios. Será lento en el sector público, en el transporte, que ha sufrido recortes masivos y deben ajustarse antes de hacer inversiones en tecnología. Los servicios al consumo, el comercio, tendrán una recuperación gradual, con inversión tecnológica a cuentagotas, aunque hay proyectos críticos que la necesitan para seguir operando”, dijo.

“En Argentina casi el 60 por ciento está realizando home office por primera vez pero en ese país están a la vanguardia en la región ya que hay una ley de teletrabajo”, valoró el mexicano y anticipó que se buscará mantener el teletrabajo de manera permanente: “Lo ha adoptado muy bien Argentina. Aunque en general falta mayor acceso a datos y aplicaciones para que no solamente se hagan juntas virtuales. El teletrabajo llegó para quedarse”, relató.

Además habló de la reducción de uso de servidores físicos, por “migración a la nube y mayor capacidad de procesamiento”. “Se está reduciendo la base instalada de servidores. Todos los cambios llevan a la transformación digital”, dijo en este sentido.

Por otra parte, el disertante divulgó que creció la facturación online, que el 12 por ciento de los argentinos usaron por primera vez delivery en plataformas, y que un 65 por ciento las utilizaron para comprar. Así las cosas, dijo que “el 64 por ciento de los consumidores desea pasar menos tiempo en tiendas físicas”: “Está cambiando el nuevo consumidor. Disminuyen gastos en categorías esenciales. Hay austeridad y pesimismo en el futuro económico”, indicó.

Pero no todas son malas, ya que –dijo– habrá “ventajas para las pymes en lo hiperclocal”, con “entrega más rápida” de productos, lo que la beneficia ante la competencia. Asimismo, anticipó que “va a cambiar el turismo de grandes hoteles a cabañas pequeñas”, y que “el celular será nuestra llave, dado que mientras menos contacto tengamos con el hotel será mejor”.

Sobre el aumento de las reuniones en casa y la educación virtual, destacó que según encuestas es amplio el consenso para que continúe así, ya que “los padres prefieren la educación en línea, en un 65 por ciento, hasta que haya una vacuna”.

Otros datos que planteó tienen que ver con el aumento del “entretenimiento en línea” que “nos llevará a la venta de más productos electrónicos”. Pero, por consiguiente, con tanta gente online, dijo que sin dudas “habrá mayor presencia del Estado en la economía y sociedad, un monitoreo cada vez más amplio de los ciudadanos”, y un crecimiento en la automatización y robotización de tareas.

Sobre el futuro del trabajo, dijo que este será “híbrido configurable”, definiéndolo como “no home office toda la semana sino con la posibilidad de recurrir solo cuando se requiere”. La tendencia pasa, según indicó, por “permitir que las organizaciones e industrias estén conectados incluso con socios y proveedores, para que la comunicación sea fluida en un ecosistema, y no solamente estar en línea con empleados o clientes”.

Jorge Gómez dejó al auditorio caliente con una impresionante bajada de datos, y lo siguió Leonardo Coca, Director de Negocios B2B de Telecom Argentina, que estuvo presentando cómo desde el negocio corporativo la compañía potencia a las empresas argentinas, como partner estratégico, ayudándolas a su transformación digital con soluciones innovadoras y flexibles en esta nueva etapa: “Tres de cada 4 empresas priorizan la transformación digital. Es el foco para continuar con las transformaciones e incluso incrementar sus negocios. Algunos incluso logran crecer”, destacó en principio. «Un 4360 por ciento crecieron las reuniones vrtuales y videoconferencias. Un 41 por ciento el storage de datos. Se ven más ataques de seguridad, estos crecieron en un 630 por ciento, muchos contra los sistemas de videoconferencias y operadores de telecomunicaciones, que incluso nosotros sufrimos», dijo.

También aclaró que incide que «los empleados usan sus propios dispositivos» y dijo que eso configura «un desafío en el área de seguridad».

«El desafío es la transformación, quien no lo haga tiene serios riesgos de subsistencia. Tratemos de tomar lo bueno de la crisis, todo se mueve rápido y se acelera, la transformación llega y debemos aprovecharla»

«Hoy se migra hacia el modelo de home working y por eso damos un entorno para que los empleados sean productivos. Hubo un crecimiento explosivo en ecommerce, algo que es insostenible en sus propios datacenters», explicó luego y entre otros puntos destacó las ventajas del sistema Infinite: «Tenemos mucha expectativa en él como producto», dijo. «Seguimos creciendo en esta nueva realidad, trabajamos con un ecosistema muy fuerte de partners, con el que lanzamos nuevas líneas en distinats etapas según las necesidades económicas de los clientes», sostuvo Coca.

«El desafío es la transformación, quien no lo haga tiene serios riesgos de subsistencia. Tratemos de tomar lo bueno de la crisis, todo se mueve rápido y se acelera, la transformación llega y debemos aprovecharla», concluyó.

Ricardo Villlate, también se refirió a la nueva normalidad y proporcionó datos de encuenstas sobre inversión en tecnologías. «Las empresas deben trabajar la empatía con sus clientes, y generar un entorno ágil de trabajo para la continuidad del negocio durante la crisis y después», dijo.

«Las operaciones se transforman así como la toma de decisiones», indicó luego y planteó que «la inteligencia y el aprendizaje en tiempo real permite reorganizarse rápidamente».

«La innovación digital implica cada vez ma9s software para una mejor performance, y quienes tengan mayor capacidad de desrrollo digital son quienes podrán salir rápidamente de esta crisis», afirmó Villlate.

Por otra parte, explicó otros puntos como la necesidad de alianzas estratégicas, ejemplificando: «La entrega de productos y servicios requiere socios del ecosistema de productos y servicios», dijo y señaló que «la confianza es más que sólo seguridad»: «Las organizaciones deben buscar ser confiables», señaló y marcó ante el inminente avance del desempleo en la región, la «necesidad de realinear la estrategia digital».

Por último, Willy Cohan, periodista especializado en economía y finanzas, habló sobre el contexto económico argentino y cuál es su visión sobre la economía en tiempos de pandemia.

«Cuando los periodistas todos los días tenemos que hacer la agenda de un diario a veces nos pasa como cuando se transmiten las carerras de autos, como si los corredores se fueran a matar en todas las curvas, cuando dan vuelats hace dos horas y el que transmite sigue gritando. Tal vez para lograr la atención del público se tratan temas como si nos fuéramos a matar. Y no es que nos pase nada pero me parece importante señalar que en esta experiencia con la pandemia debemos reflexionar de qué es lo que nos pasó, por qué contamos los muertos de a uno y todo lo que se vive en este sentido. En la Argentina los periodistas tenemos una excusa y una disculpa, porque si esta reunión la tuviéramos todos los días y todos los días les contaria que hay un mañana, hay capitalismo y la pandemia va a pasar, llamarían a los organizadores y pedirían que venga alguien que diga que va a explotar algo. Los argentinos somos especialistas en el fin del mundo. Hemos estado muchas veces en ese fin del mundo ya hemos aprendido que no hay tal cosa. Si bien todo lo que hemos construido en estos últimos años no ha sido gratis. Las frustraciones han construido buena parte de la precariedad económica y social que muchos estamos descubriendo ahora en esta situación», introdujo a medio camino entre crítica y autocrítica.

«No hay dudas de que tendremos una vacuna y tratamientos efectivos y la pandemia irá cediendo en los próximos 12 a 18 meses», estimó luego entre otros datos que proporcionó.

“Los países desarrollados tardan entre 2 y 4 trimestres para despegar de este tipo de impactos”, señaló Cohan y remarcó que la recuperación “no será pareja”. “Hay mañana, hay capitalismo y hay propiedad privada”, destacó luego y dijo que “hay una alerta por una segunda o tercera ola de contagios”: “Pero si eso ocurre la forma de enfrentar esa pesadilla será con cuarentenas menos dramáticas o extremas”, opinó el periodista.

“Los países desarrollados tardan entre 2 y 4 trimestres para despegar de este tipo de impactos”, señaló Cohan y remarcó que la recuperación “no será pareja”. “Hay mañana, hay capitalismo y hay propiedad privada”, destacó luego y dijo que “hay una alerta por una segunda o tercera ola de contagios”: “Pero si eso ocurre la forma de enfrentar esa pesadilla será con cuarentenas menos dramáticas o extremas”, opinó el periodista.

“La pandemia se mueve de este a oeste en el planisferio. La recuperación en el mundo desarrollado puede empezar a aparecer en el tercer trimestre aquí. Pero el derrumbe estará presente. Se habla de una caída económica que puede llegar al 15 por ciento en la Argentina. Habrá tensión social e inestabilidad política inevitable, con violencia y conflictos”, señaló sobe el futuro inmediato.

«La curva de contagios se empieza a moderar, no a aplanar. Los números están cambiando en cuanto a su escalada, se estabilizan y suponen que en algunas semanas puede ocurrir en Buenos Aires, como en Nueva York. Pero todo el mundo se contagia y las regiones que no han tenido Covid terminan teniéndolo. Eso lo vemos», agregó el periodista.

«En Argentina se anticipó una cuarentena extrema ante el pánico de lo que veíamos en Europa, y ahora no se puede sostener», opinó luego y adelantó para la Argentina que las cuarentenas estarán afectando todo el año en materia económica. «Estamos pensando en tratar de salir del default en este escenario, por lo que todo es mucho más dramático», dijo luego sobre las cuestiones macro. «La percepción en el mercado es que la diferencia entre lo que piden los acreedores y lo que ofrece la Argentina para negociar es baja, e incluso economistas cercanos al pensamiento del oficialismo y más vinculado a lo que representa la vicepresidenta Cristina Fernández han dicho que es una discusión de 250 o 300 millones de dólares al año, a lo largo de 10 años, que es mucho más razonable cerrar sin dificultades incluso pensando en los jubi3aldos, las familias y el pueblo. El clima financiero es optimista en la Argentina mas allá de este momento y del pozo en el que estamos, con caídas de actividad y de consumo muy significativas», dijo.

“La decisión política es, sin discusión, evitar el default como sea. Por supuesto presentando un relato político acorde, lo que no es relevante, pero hoy las chances más probables son que el país acuerde con los acreedores, de manera total o parcial. Las dificultades, sin embargo, siguen presentes. No hay moneda, no hay ahorro y recuperar el crédito no pasa solo por evitar el default, sino por recomponer la confianza despejando incertidumbres sobre cómo hará Argentina para evitar una explosión inflacionaria en el último trimestre de este año o el primero del año próximo”, dijo luego y remarcó puntos fuertes a analizar en el contexto de crisis, como los problemas para el pago de salarios públicos, y la evaluación de que equipo económico encarará la situación pos pandemia, sobre lo que opinó: «Dudo si hay uno alternativo a este que encabeza Martin Guzmán, que es un ministro muy ratificado, al igual que lo es del Interior Wado de Pedro, con el aval de la vicepresidenta. Yo diría que Guzman se quedará, levantará el perfil, reaparecerá en los medios y se convertirá en el ministro de Economía de la pos pandemia».

«Hay desasosiego en el mundo empresario, que esperaba una economía más aggiornada en esta nueva etapa con Alberto Fernandez presidente», dijo luego y caracterizó al actual como «un modelo económico muy intervencionista».

«La actividad y el consuno se verán muy afectados entre 5 y 10 por ciento, y habrá un desempleo entre 15 y 20 por ciento, aunque las personas que reciben planes sociales para la encuesta se consideran empleados», señaló Cohan.

«Si Argentina evita el default habrá una importante recuperación de las acciones argentinas», pronosticó, a la vez que señaló que el dólar oficial «que hoy vale 72 pesos va a tener una devaluación que esté en la mitad de la inflación real, porque durante toda la etapa de Cristina así se hizo: la devaluación del dolar comercial era la mitad de la inflación».

«En la Argentina se atrasa el dolar en los años electorales y se trata de recuperar en los años no electorales», dijo luego y estimó que la moneda estadounidense tendrá un valor de entre 85 y 90 pesos a fin de año. Y que la inflación estará entre 35 y 45 por ciento este año. «La actividad y el consuno se verán muy afectados entre 5 y 10 por ciento, y habrá un desempleo entre 15 y 20 por ciento, aunque las personas que reciben planes sociales para la encuesta se consideran empleados», señaló Cohan.

«Lo más grave es el déficit fiscal que será el 10/12 puntos del PBI, en los niveles dramáticos de los años 80. Se viene una economía con dificultades, con concursos, quiebras, fisuras en la cadena de pagos, pero con oportunidades», dijo en este contexto y señaló crecimiento en los rubros tecnología, logística, teletrabajo, e commerce, alimentación, salud, bienestar, educación, entretenimiento y turismo local, en un panorama de «mas impuestos, controles del Estado, de cambios, de precios, devaluaciones, cepo, pesificaciones en energía y dificultades en la economía que viene».

Dejá un comentario