Inicio Sociedad Quejas al PAMI por no haberse podido inscribir a aporte extraordinario

Quejas al PAMI por no haberse podido inscribir a aporte extraordinario

Abel Alejandro Lombán, un jubilado afiliado al PAMI, cuestionó ante este medio la forma que se le dio a la inscripción para un aporte económico para jubilados de esa repartición, que cobran la mínima.

En este sentido por estos días se había conocido que aquellos afiliados que cobran la mínima tendrían un aporte extraordinario de 3.000 pesos a cobrar luego del 17 de diciembre en la cuenta del banco, para lo que debían acercarse a la Agencia con el recibo de sueldo hasta el 20 de noviembre.

Lo cierto es que, según cuenta Lombán, se acercó al PAMI local este martes 24: “A las 8,30 horas me presenté en las oficinas de PAMI en la ciudad de Mercedes con el objeto de anotarme para cobrar un subsidio de $ 3.000 que esa institución otorgaría a jubilados cuyos haberes fueran los mínimos (mi caso)”, dijo. “Para mi sorpresa se me informó que el viernes 20 había expirado el plazo para anotarse. Pedí explicaciones debido a que la noticia no me había sido comunicada por ningún medio fehaciente (me enteré por un comentario al pasar). El empleado me dijo que él no sabía nada debido a que recién hoy se incorporaba pues se turnaban semana por semana con sus compañeros debido al COVID-19; que el responsable de ese tema no se encontraba en ese momento pues había ido a comprar pañales; que lo esperara, que en unos 15 minutos llegaría (obvio que no llegó)”, agregó.

Por otra parte, el afiliado cuenta que preguntó cuál era el motivo de tener que anotarse “pues el PAMI sabe quiénes cobran el mínimo” cuestionando por qué “no lo depositaban directamente para los beneficiarios de la mínima sin más preámbulos”. Pero no le dieron razones y pidió un libro de quejas que, cuenta, tampoco se lo facilitaron en la oficina local. “Esperé sentado al responsable y después de 45 minutos me retiré, no sin antes solicitar nuevamente a una empleada el libro de quejas. La respuesta fue: “No hay. Llame al 113”. Mientras esperaba, entró una señora mayor (de entre 70 y 80 años) con ciertas dificultades, con la misma consulta que yo: la despidieron sin más y de mala forma”, dijo y se preguntó por qué ese beneficio no fue dado a conocimiento del público, por distintos medios, incluido un mensaje en el recibo de haberes, y por qué habría que anotarse para recibirlo. “¿No tiene PAMI la nómina de los jubilados que cobran la mínima? ¿Qué pasa si un jubilado en esas condiciones está impedido de moverse, trasladarse… o tiene COVID-19 y no puede asistir para incorporarse a la lista?”, se preguntó, entre otras cosas Abel Alejandro Lombán.

Ante las consultas de este medio, se pudo recabar que se trata un aporte extraordinario de 3.000 pesos por única vez que fue informado el día 10 de noviembre por medios gráficos y radiales, y que de 3.500 personas que cobran la mínima se habría llegado a inscribir a 2.800 personas.

Sobre la necesidad de cargar los datos se supo que como es un aporte extraordinario y se deben cumplir con varios requisitos de tipo sociales es necesaria la carga, y que en el caso de aquellos que no podían concurrir a las oficinas también podía acercarse un conocido o familiar en su nombre.

Dejá un comentario