Inicio Emprendimientos Hipódromo de San Isidro, las claves de un imperdible de las apuestas

Hipódromo de San Isidro, las claves de un imperdible de las apuestas

Quienes han tenido la oportunidad de recorrer el majestuoso Hipódromo de San Isidro y apostar en sus típicas carreras de caballos, saben lo que esta pista de césped de más de 2000 metros de extensión significa para el hipismo del país. Qué premios se destacan y dónde seguir las noticias de este clásico porteño, que se reinventa en pandemia.

Al igual que muchos otros sectores del juego, el Hipódromo de San Isidro vivió durante el confinamiento por Covid-19 en Argentina un recorte significativo de sus actividades, debiendo incluso hacer un cierre permanente durante un poco más de cinco meses ya que se encontraba fuera de toda tarea esencial.

Más adecuado a los tiempos que corren, desde el mes de septiembre de 2020, sin público en las gradas y con medidas de protocolo aprobadas por el ente sanitario de Nación para el cuidado de los trabajadores, los empresarios del turf pudieron reabrir sus puertas y así volvieron las carreras hípicas tan esperadas.

Un clásico argentino entre caballos y premios

El Hipódromo sanisidrense lleva cada semana adelante carreras de caballos de 1000 metros, que superan las 100 en tiempos de normalidad. Un calendario esperadísimo entre los aficionados y fanáticos de la montura de carrera, que ubica a esta actividad de apuesta de caballos en galope, típicas, Turf, Abiertos, Hándicap y Derby, entre las más destacadas de las noticias de juego del mundo: https://focusgn.com/latinoamerica/ destacando con un calendario de carreras muy prestigioso, como el que ocurre cada diciembre cuando se celebra el Gran Premio Carlos Pellegrini, con nada menos que 86 años de vida de tradición.

De esta manera, el estadio alcanza una alta competitividad a la altura de los mejores escenarios hípicos mundiales, alojando en cada juego espectadores de numerosas partes que se dan cita en sus prestigiosas instalaciones, las que también poseen sector de restaurante y confitería, para hacer más amena la visita.

Allí, y una vez listos para el inicio de la acción, los aficionados pueden elegir a qué animal apostar solo al azar, o, mejor aún, optando por atributos como el color del caballo, el nombre o los galardones del jinete que monta. Mientras, otros más expertos en el arte del hipismo colocan todas sus fichas en las matemáticas y los pronósticos. Y los asiduos concurrentes optan según la carrera que se inicie: No Ganadores, Reclamación, Clásicos o Hándicaps.

Para quienes todavía no visitaron el Hipódromo de San Isidro, están a tiempo porque dentro de poco y una vez permitido por las autoridades, pretende reestablecer su presencialidad al cien. Mientras, recobra trabajo y acción semanal para sus más de 500 empleados que lo conforman, y puede seguirse el programa por su sitio web, con el distanciamiento indicado, apostando al jinete y ejemplar favorito. Listos para la adrenalina.

 

Dejá un comentario