Inicio Sociedad Desde Arco Iris marcan situaciones «discriminatorias, egoístas y poco solidarias»

Desde Arco Iris marcan situaciones «discriminatorias, egoístas y poco solidarias»

La granja es un Centro de Día. Foto archivo

Desde la Comisión Directiva del Centro de Día “Hogar Granja Arco Iris” dieron a conocer su postura ante una situación de la que dicen “quedaron en el medio sin desearlo”, tras el reclamo de vecinos del barrio El Rosedal que no quieren se lleve adelante un proyecto en un predio que la entidad vendería a la comuna.

“Somos una institución sin fines de lucro, creada por un grupo de madres con hijos con discapacidad, ilusionadas que al ya no estar ellos, quedarán sus hijos albergados en un hogar”, contaron y recordaron que hace 35 años compraron con gran sacrificio el terreno de 2 hectáreas sito en calle 113 entre 28 y 30 bis, y que de allí en adelante se redoblo el trabajo y el sacrificio.

Asociaron a vecinos de la comunidad, realizaron bailes, cenas, eventos de toda índole; y se construyó el edificio, hasta lograr en la actualidad conformar un Centro de Día (hasta poder finalizar algún día la construcción del hogar) donde hoy trabajan con todas las obras sociales y tienen el staff completo de profesionales a los cuales les pagan.

«El intendente nos ofrece comprar 5000 m2 de nuestro predio, con lo recibido de esa venta se podrían construir las habitaciones, baños y comedor, y así poder cumplir el sueño del Hogar Granja Arco Iris, como se pensó en un primer momento»


Ofrecimiento de compra
“Hace pocos meses el intendente nos ofrece comprar 5000 m2 de nuestro predio, con lo recibido de esa venta se podrían construir las habitaciones, baños y comedor, y así poder cumplir el sueño del Hogar Granja Arco Iris, como se pensó en un primer momento”, comentaron.

“Discutimos en comisión el ofrecimiento, consultamos con arquitectos, abogados, contador y resolvimos vender para el fin de construir el hogar. Realizamos una asamblea extraordinaria, publicaciones en todos los medios, consulta a socios donde por unanimidad se resolvió la venta”, agregaron.

Fue así que el 21 de setiembre se firmó el boleto de compra-venta con la Municipalidad. “Por fin se concretaría un sueño de hace 36 años. Un hogar para personas con discapacidad. Un hogar que será un legado para Mercedes y ciudades vecinas”, celebraban.

Pero el día 28 de setiembre los citó el intendente y les informó que se presentó un grupo de vecinos que se oponen a la compra del predio donde PAMI construirá hogares para adultos mayores. “Se presentaron con un abogado y esgrimieron preocupación y angustia ante la desvalorización de sus inmuebles, todos con destino de viviendas familiares arraigadas y que con tanto esfuerzo y trabajo, lograron construir para que el barrio se convierta en una comunidad familiar, donde niños y niñas diariamente juegan en la vereda con un respetable estándar de seguridad y paz”.

En este sentido los vecinos de El Rosedal solicitan se “suspenda cualquier tipo de obra o avance de actos administrativos y se reasigne tal proyecto en otro lugar distinto al propuesto, donde su implementación no genere consecuencias negativas y perjuicios tanto a las personas y de los bienes de los ciudadanos mercedinos”.

«Los vecinos conservarán el valor de sus viviendas que tanto temen y no verán afectada su tranquilidad, ni tampoco verán viejos, ni discapacitados merodear por el barrio. Solicitan exclusividad y la tendrán»


Causa judicial
“El intendente nos informa entonces que si se activa la causa judicial se demora todo y el municipio necesita construir los hogares para adultos mayores, sino se construiría en otra ciudad, por lo tanto la compra de nuestro predio no se realizará. Si la compra no se produce el municipio construye los hogares de adultos mayores en otro lugar, como piden los vecinos”, expusieron desde la Comisión Directiva del Hogar Granja Arco Iris.

“Los vecinos conservarán el valor de sus viviendas que tanto temen y no verán afectada su tranquilidad, ni tampoco verán viejos, ni discapacitados merodear por el barrio. Solicitan exclusividad y la tendrán”, agregaron.

“El Hogar Granja Arco Iris no se podrá construir. Y el sueño de muchas familias se verá postergado, quién sabe por cuántos años más. Nosotros no tenemos angustia, ni preocupación como los vecinos. Lloramos de impotencia y dolor”, remarcaron.

“Todos dicen que no tienen nada en contra de la Granja, pero quedamos en el medio de una situación no buscada, como un botín de guerra con connotaciones políticas, discriminatorias, egoístas y poco solidarias”, se quejaron luego.

“Pedimos a la comunidad de Mercedes que reaccione ante estas actitudes, y piense qué ciudad queremos para vivir. Nadie está libre de tener una persona con discapacidad en la familia. Esperamos contar con la solidaridad del pueblo mercedino”, concluyeron.

Dejá un comentario