Inicio Emprendimientos Consejos para tener éxito en las apuestas deportivas

Consejos para tener éxito en las apuestas deportivas

Sin lugar a dudas, las apuestas deportivas se han convertido en una de las aficiones más seguidas por los amantes del deporte. Gracias a ellas, su afición y su pasión por cualquier disciplina deportiva puede convertirse tranquilamente en un ingreso extra, o en el peor de los casos, en una nueva manera de vivir -aún con mayor intensidad- los deportes que les gustan.

Muchas son las recomendaciones, estrategias y hasta trucos utilizados por muchos profesionales del sector de las apuestas deportivas, pero en la mayoría de los casos se trata de formas de ganar que no son aplicables para todos, ya que dependen mucho del capital, del país donde se juegue o de la calidad de la casa de apuestas, puesto que no será lo mismo apostar en casas consolidadas como thabet one que en pequeñas empresas del sector cuyos márgenes, cuotas y hasta límites serán menores.

Establecer un bankroll y trabajar con base en ello

Una de las recomendaciones que todo apostador debería conocer desde el primer instante es la gestión y configuración inicial de un bankroll. Este término, en apariencia complejo, hace referencia al capital total que se puede permitir “perder” o apostar en la bookie elegida.

De la misma manera que si se tratase de una inversión, las apuestas deportivas implican poner un capital en juego -nunca mejor dicho-. Por esa razón, el establecimiento de un importe límite, para el mes, para la semana, por día; y de un importe límite para cada apuesta, es una de las maneras más sensatas de iniciarse en este mundo, y puede ser la razón del éxito a mediano y largo plazo.

Especializarse en un deporte o mercado
Si algo diferencia a los mejores apostadores de los que no lo son es la especialización. Mientras los apostadores nóveles intentan apuntarle a todo y seguir cualquier mercado, los apostadores profesionales son muy selectivos, e incluso pueden forjar una disciplina de no entrar a apuestas que no cumplan con los estándares o umbrales que buscan, sea de cuotas o líneas.

En ese sentido, lo más recomendable es buscar un deporte como mínimo y especializarse en él, o mejor, buscar un mercado dentro de ese deporte y especializarse en él, siendo la forma más inteligente de posteriormente alcanzar buenos ratios de ganancia en las apuestas deportivas.

Configurar estrategias basadas en datos comprobables
Es muy cierto que algunos tipsters tienen un ojo muy afinado para detectar las oportunidades, y pareciera que no hay una estrategia detrás, salvo las sensaciones o las “corazonadas”. Lo cierto del caso es que en todos los sentidos, el éxito está delimitado por el buen uso de las estrategias basadas en datos de calidad, y lo que hace que los tipsters puedan tener estas corazonadas no es más que un aprendizaje muy específico de interpretación de datos, lo que hace que de manera inconsciente ya puedan determinar que una línea o una cuota está bien colocada o que un evento es probable, gracias a que ya tienen la estrategia muy practicada e internalizada en la mente.

Por esa razón, probar diferentes estrategias, a menudo con importes bajos, es la mejor manera de validar hipótesis en la forma de predecir los eventos. Cuando se encuentre alguna que funcione, sea porque se ha visto en otro lado o porque se ha desarrollado una desde cero, explotar sus virtudes y mitigar sus riesgos es la manera más fiable de generar ganancias consistentes.

Las apuestas deportivas son una actividad psicológicamente fuerte
La razón de que muchos usuarios caigan en bancarrota, gasten más dinero del habitual o incluso desarrollen patologías alrededor de las apuestas tiene que ver con la preparación psicológica. Al igual que sucede en las inversiones y hasta en la toma de decisiones que implican conceptos financieros, el ser humano no preparado puede llegar a ser
irracional, subjetivo y pasional.

La recomendación, por supuesto, es establecer criterios de actuación, no dejando nunca las cosas libradas al azar, estableciendo límites concretos y a menudo restrictivos -a propósito- para evitar que esas cosas sucedan.

Dejá un comentario