Inicio Emprendimientos ¿Qué es el crowdfunding inmobiliario y cómo funciona?

¿Qué es el crowdfunding inmobiliario y cómo funciona?

El crowdfunding inmobiliario es cada vez más popular. Es una manera de invertir novedosa que en situaciones como la que vive el mundo de inestabilidad puede ser una buena opción.

En ese sentido, existen plataformas que ofrecen la posibilidad de inversión y de ser parte del crowdfunding inmobiliario, que no es más ni menos que un grupo de personas que unen sus recursos financieros para invertir en propiedades.

Los recursos invertidos de esta manera se utilizan para comprar una propiedad en el acto o para ayudar a los promotores inmobiliarios a través de un préstamo.

De esta manera, con el crowdfunding se busca recaudar una determinada cantidad de capital, sea de un pequeño número de personas que inviertan grandes cantidades de dinero, como de una gran cantidad de personas que contribuyen con un pequeño porcentaje del total.

Una vez que se compra la propiedad, las ganancias se dividen entre los inversores según el porcentaje del total que cada uno haya invertido.

Las ganancias obtenidas provienen de los rendimientos por alquiler y revalorización del capital, o de intereses, en el caso de que la inversión haya sido en forma de préstamo.

Los montos de inversión más pequeños implican que los beneficios del crowdfunding inmobiliario pueden ser percibidos tanto por el inversionista como por el receptor de los fondos.

Esta es una forma rápida de recaudar grandes cantidades de dinero y permite a las personas destinar montos más pequeños a inversiones en las que de otro modo no podrían participar.

Beneficios del crowdfunding inmobiliario
El crowdfunding inmobiliario ofrece una serie de ventajas y de desventajas para los inversores en comparación con las inversiones inmobiliarias tradicionales

– Asequibilidad: Si bien es probable que se establezca un nivel mínimo de entrada, tener la posibilidad de invertir montos mucho menores hace que la inversión inmobiliaria sea accesible para más personas. Ya no necesitas decenas o cientos de miles de dólares para poder invertir en propiedades, simplemente adquieres una pequeña parte del activo y ganas un porcentaje correspondiente de las ganancias generadas. El crowdfunding inmobiliario también es una opción para aquellas personas que no pueden obtener una hipoteca pero desean obtener ganancias generadas por propiedades.

– Accesibilidad: Tradicionalmente, la inversión estaba limitada en gran medida a las instituciones financieras. Los inversores individuales tenían que ser excepcionalmente adinerados o estar excepcionalmente bien conectados para poder participar en esquemas de alto rendimiento. Hoy en día, las plataformas de crowdfunding inmobiliario han democratizado el mercado, poniendo muchas oportunidades con el potencial de generar rendimientos de nivel institucional al alcance de los inversores privados comunes.

– Diversificación: Diversificar tu cartera de valores tiene una gran importancia tanto para proteger los activos como para mejorar las ganancias a largo plazo. El crowdfunding permite que los inversores distribuyan su capital en múltiples propiedades, regiones o clases de activos, reduciendo los riesgos. Cuanto más capital haya invertido un individuo en una única propiedad o una sola área, más se verá afectado si se producen recesiones en el mercado.

– Tranquilidad: La inversión inmobiliaria no es fácil y requiere experiencia y conocimientos sobre todas las etapas del ciclo inmobiliario. Las plataformas acreditadas de crowdfunding inmobiliario cuentan con un historial de inversiones exitosas y ganancias competitivas, proporcionadas por profesionales experimentados del sector inmobiliario. Si bien los inversores siempre deberían realizar su propio proceso de diligencia debida, pueden estar tranquilos sabiendo que se trata de oportunidades con una mayor propensión a generar ganancias y una menor exposición al riesgo.

– Sin complicaciones: Las plataformas de crowdfunding inmobiliario casi siempre ofrecen oportunidades totalmente gestionadas. Además de liberarse de efectuar la investigación y el proceso de diligencia debida para seleccionar las propiedades, los inversores no tendrán que sacrificar su tiempo y sus recursos para administrar las propiedades, encontrar y gestionar inquilinos, ocuparse de los problemas legales o de la venta de las propiedades.

– Rapidez: Dependiendo de la rapidez con la que se complete, el crowdfunding es una de las formas más rápidas en que los inversores inmobiliarios pueden poner su dinero a trabajar para ellos. En muchos casos, las propiedades se compran a plazo e incluso pueden tener inquilinos ya establecidos, lo que significa que las ganancias de alquiler pueden comenzar a llegar en tan solo un mes.

Dejá un comentario