Inicio Ambiente Emergencia hídrica: desde el Arzobispado llaman a «no malgastar» el agua

Emergencia hídrica: desde el Arzobispado llaman a «no malgastar» el agua

Mediante una carta del Equipo Pastoral, desde el Arzobispado de Mercedes Luján expresan preocupación ante la emergencia hídrica y llaman a la solidaridad de todos en el cuidado del agua.

En este sentido se dirigen «a las hermanas y hermanos de nuestra Iglesia que peregrina en Mercedes-Luján y a todas las personas que se sientan llamadas a dar una mano en estos momentos de emergencia» y lo hacen en solidaridad con la emergencia hídrica declarada ante esta sequía histórica que ya afecta a nuestro pueblo y que amenaza seriamente dejar sin agua a miles de familias de los barrios populares; y teniendo muy presentes la invitación que nos hace el Papa Francisco a escuchar “el grito de la tierra y el grito de los pobres”, creemos que se nos presenta la oportunidad para una “profunda toma de conciencia”, “un mayor compromiso” y “acciones concretas en favor de todos”.

«Necesitamos tomar conciencia de la gravedad que esta situación presenta. Una conciencia movilizadora que haga realidad en nosotros un camino fraterno, solidario con todos y especialmente con los más pobres, los más vulnerables, los que más necesitan de nuestra atención y cuidado», sostienen.

Creemos que se nos presenta la oportunidad para una “profunda toma de conciencia”, “un mayor compromiso” y “acciones concretas en favor de todos”

«Que de esa toma de conciencia, nazca en nosotros un deseo de comprometernos con esta y muchas otras situaciones en las que la realidad nos desafía como pueblo a un esfuerzo comunitario que nos transforme en protagonistas y no meros espectadores. En este camino de compromiso invitamos especialmente a los jóvenes. Ustedes tienen una especial disposición hacia la solidaridad, el encuentro con el pobre, el débil y con quienes sufren. Ustedes, son muy capaces de acompañar, contener y transformar», desean.

«Este compromiso se expresa en acciones concretas: no malgastar el agua, usarla de manera razonable y justa, no considerarlo un bien individual que lleve a derrocharla caprichosamente, sino entender que es un bien de todos, para todos, que a nadie debería faltarle con las consecuencias que eso trae. Compartir el agua. Es fundamental entender la dinámica del cuidado, de acompañarnos, de la atención amante a la que también nos invita Francisco», sostienen y remarcan que «necesitamos superar la sequía, con la ayuda del Buen Dios y con el esfuerzo solidario de todos, para que todos tengan agua y todo lo necesario para una vida digna y que nos dé la fuerza y mucha esperanza para trabajar unidos por el bien común».

«Empezamos a prepararnos para celebrar una Nueva Navidad. Que todos y juntos, podamos recibir al Niño Dios con un corazón capaz de recibirlo a Él y a cada persona vecina nuestra y muy especialmente a las más frágiles y necesitadas», completan desde el Arzobispado.

Dejá un comentario