Inicio Emprendimientos Sectores de la economía: una guía fácil y rápida para comprenderlos

Sectores de la economía: una guía fácil y rápida para comprenderlos

Las actividades económicas, aunque se tratan generalmente de la producción, distribución y consumo de productos o servicios, se han dividido tradicionalmente en tres categorías o sectores: primario, secundario y terciario, los cuales agrupan actividades que tienen un proceso productivo con un fin común.

Estos sectores presentan diferencias entre sí, principalmente en cuanto a la planificación, logística y métodos productivos, pero en conjunto dan forma a la economía de un país, la cual puede sostenerse sobre todo con el predominio de alguno de los tres sectores. En el caso de la economía española, el sector terciario o de servicios, es el que cuenta con mayor peso.

Sector primario: recursos y materias primas

Esta categoría es la que agrupa todas aquellas actividades económicas que tienen como fin principal, la obtención de los recursos de la naturaleza, tanto los renovables como los no renovables, para ser usados como materias primas. Si se quiere ver más información sobre este tema, se pueden consultar algunas páginas web especializadas en economía, las cuales cuentan con artículos muy completos sobre cada sector.

En el caso del sector primario, los recursos obtenidos se utilizan para su consumo directo o para la producción y elaboración de productos más complejos, proceso realizado por diferentes industrias relacionadas con el sector secundario. Es así que los procesos de producción y explotación están orientados a satisfacer necesidades primarias o básicas de los seres humanos.

Algunas de las actividades que pertenecen a este grupo son:

  • Agricultura, encargada del cultivo de la tierra para la obtención de productos vegetales destinados sobre todo a la alimentación.
  • Apicultura o la cría de abejas, para extraer cera y miel.
  • Silvicultura o cultivo de árboles para obtener madera.
  • Minería e industria petrolera, que provee la materia prima para combustibles, principalmente, y minerales para siderurgia.

Éste es un sector que ha atravesado ciertos cambios con los avances en la tecnología, los cuales han diversificado los métodos para la explotación y extracción de los recursos.     

Sector secundario: producción industrial

Aquellas actividades que están relacionadas con la transformación de las materias primas y recursos naturales en productos elaborados y semielaborados para su posterior utilización y consumo, componen el sector secundario o industrial de la economía.

Los sistemas de producción que caracterizan a este sector pueden dividirse en dos tipos: artesanales o industriales. Los primeros implican métodos más sencillos y tradicionales así como una producción limitada, mientras que los segundos implican maquinarias y tecnologías especializadas, por lo que la producción es masiva o a gran escala.

Se agrupan en esta categoría actividades relacionadas con diversas industrias como la textil, la industria siderúrgica, la petroquímica, el sector automotriz, así como aquellas actividades relacionadas con la producción de materiales de construcción. En todas estas categorías, se transforman materias primas en productos semiterminados y terminados para su distribución y consumo.    

Este sector también ha evolucionado a través de los años con los avances en la tecnología, al contar con métodos más automatizados, los cuales aumentan la productividad y efectividad, así como también algunos intentan apostar por una menor generación de desechos, en favor de la conservación del medioambiente.

Sector terciario: servicios para la sociedad

Por último, la división económica tradicional contempla aquellas actividades destinadas a la producción de servicios dirigidos a satisfacer diversas necesidades y demandas sociales, como el sector terciario de la economía, por lo que éste también es conocido como el sector servicios. Incluye actividades o profesiones que no se adhieran al campo agrícola o industrial y que produzcan bienes inmateriales indispensables para la sociedad.

Estos servicios socialmente necesarios, se encargan de garantizar el bienestar de los ciudadanos en diversos aspectos de su vida, como su salud, educación, seguridad, entre otros, por lo que contribuyen a incrementar la calidad y esperanza de vida de la población.

Es así que esta categoría agrupa actividades económicas relacionadas con la sanidad, la educación, el transporte público y privado, el turismo y la hostelería, el ocio y el entretenimiento, los servicios financieros, comunales y personales, que si bien no están relacionados con la producción de bienes materiales son de gran importancia para la economía de un país.

Por ejemplo, en la mayoría de los países desarrollados, el sector terciario es el que más contribuye a la generación de empleos y de ingresos económicos para la sociedad. En el caso de España, este sector domina la economía con el turismo como fuente principal.

Comentar

Haga su comentario
Por favor entre su nombre aquí: