Inicio Opinion Memorias a 6 meses del fallecimiento del doctor Felipe Fuaz

Memorias a 6 meses del fallecimiento del doctor Felipe Fuaz

Por Carlos Enrique Kenny

El 11 de diciembre pasado murió el doctor Felipe Eduardo Fuaz. Oriundo de Moquehuá y radicado en la ciudad de Mercedes, fue titular de uno de los estudios jurídicos mas prestigiosos del Departamento judicial.

Intelectualmente honesto y de sólido conocimiento del derecho, cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Chivilcoy y egresó como abogado en la década del 60 de la facultad de Derecho de la Universidad Nacional de La Plata, en aquellos años en donde no se declinaba la excelencia.

Abrazó la militancia peronista siendo uno de los principales dirigentes en Chivilcoy durante los años de la resistencia. Pese a sus firmes convicciones doctrinarias y a su permanente vocación ideológica, nunca ejerció cargo alguno

Creía en la doctrina peronista en su estado puro. Se volcó a la izquierda y fue crítico y combativo con la conducción del peronismo de derecha a partir del año 1973. A tal punto, que sufrió la perdida de su socio, compañero y entrañable amigo, el doctor Obdulio Aníbal De Vito (potrillo), secuestrado y fusilado por la «Triple A» en la noche del 19 de diciembre de 1975.

Abrazó la militancia peronista siendo uno de los principales dirigentes en Chivilcoy durante los años de la resistencia. Pese a sus firmes convicciones doctrinarias y a su permanente vocación ideológica, nunca ejerció cargo alguno

De códigos inquebrantables, con una vida intensamente vivida e inquieto frente a la injusticia. Su aspecto pulcro e impecable, escondía su justificada rebeldía.

Le gustaban los cigarrillos largos y los caballos de pura sangre, actividad que practicó hasta el día mismo de su muerte y de la que nunca desertó.

Sedujo en sus años jóvenes, haciendo uso de su profesión, altura y delgadez, hasta el día en que conoció a su esposa Liliana a la que le fue fiel hasta la muerte y con la cual educó a sus cuatro hijos, Eduardo, Horacio, Yesica y Tamara, que hoy lo extrañan con desconsuelo.

Compañero, amigo mío, te voy a recordar mientras viva, porque fuiste una buena persona.


Carlos Enrique Kenny. DNI 10.570.745

 

Dejá un comentario