Inicio Sociedad Comienzan a evaluar mantenimiento de trabajos de restauración en la Iglesia Catedral

Comienzan a evaluar mantenimiento de trabajos de restauración en la Iglesia Catedral

Esta mañana estuvo el empresario de la construcción Cristian Dörfler en la ciudad de Mercedes junto al responsable de la Comisión de Ayuda a la Iglesia Catedral de Mercedes, Omar González, para evaluar aspectos relacionados al mantenimiento de los trabajos de restauración realizados por Techos Dörfler hace ya varios años en el templo.

De esta manera estuvieron recorriendo el lugar y además visualizando los posibles daños existentes con un drone. “Hace unos 20 años que trabajamos en las torres y la restauración de las cubiertas”, contó Dörfler a NOTICIASMERCEDINAS.COM. “Una restauración no se vuelve a hacer en el trabajo de fondo, pero lo que sí hay que hacer en los edificios que intervenimos es el mantenimiento posterior. Este se vuelve arduo o lo hacen desde cada sitio, pero por lo general por más buena voluntad que se tenga no es el adecuado, porque no se conocen los dispositivos constructivos y no se tiene la mano de obra adecuada”, destacó el responsable de la firma que lleva casi 100 años de vida e este país y tiene más de 160 obras de envergadura realizada.

“Desde hace una década nos llaman por problemas que se agravan por malas intervenciones en mantenimientos”, explicó Dörfler. “A veces una falta de limpieza o un mantenimiento no adecuado provoca la necesidad de una nueva intervención. Por eso estamos haciendo un programa de mantenimiento, que depende del lugar. Por ejemplo en el Congreso de la Nación es dos veces por mes, en una Catedral como la de Mercedes quizás sea una vez cada tres meses”, aventuró. “Por eso recorremos y evaluamos cada lugar para hacer un mantenimiento que a la larga termina ahorrando muchísimo dinero”, comentó.

Días pasados cuando fue la asunción del sacerdote Juan Carlos Bouzou, en Catedral, el arzobispo Agustín Radrizzani le puso al cuidado las obras del templo de la Basílica. En el interior hay caída de mampostería, entre otros problemas. “Omar González nos ha convocado, él es un viejo amigo de cuando estuvimos trabajando en Catedral. Esta es una primera instancia y estamos haciendo un relevamiento con el drone. Empezamos por el techo para evitar ingresos de agua y posibles daños en los interiores. Yo he trabajado personalmente en cubiertas y canaletas, están todos hechos con cobre. Dentro de 500 o 1000 años estarán en las mismas condiciones, aunque pueden estar tapadas o con las uniones o soldaduras abiertas. Ese es el mantenimiento que hay que hacer. Porque el cobre es indemne al paso del tiempo. Por eso los techos de quiebre están hechos en ese material”, destacó Dörfler.

Por su parte, Omar “Pelusa” González, quien está a cargo de llevar adelante todo esta planificación, destacó que este sábado se reunirán con los ex alumnos de la Universidad del Salvador para que aporten su apoyo. “A todo el que se quiera sumar las puertas están abiertas. Nos reuniremos a las 10.30 en Catedral”, dijo González, quien es parte del Grupo Amigos de la Catedral y habló con el secretario de Culto de la provincia, Walter Giménez, y el 12 de abril tendrá una nueva reunión en Buenos Aires con el funcionario, para comenzar a pensar hacer este trabajo por etapas.

El reacondicionamiento y la restauración de cubiertas de torres y agujas, zinguería ornamental, sistema de desagües y cruz mayor de la Catedral Basílica Nuestra Señora de las Mercedes fue realizada por Techos Dörfler entre 1995 y 1998. El proyecto original de construcción del tempo es del arquitecto Jacques Dunant (1904/13) y la modificación corrió por cuenta del arquitecto Francisque Fleury Tronquoy (1913/1921).

En tanto, la historia de la empresa Techos Dörfler puede remontarse a una tradición familiar de artesanía en la pizarrería de techos que se remonta al siglo XVIII, en Alemania. La llegada de Rudolf Dörfler para continuar la tradición familiar en Argentina se dio en septiembre de 1921. De inmediato fue contratado, en el mismo Hotel de Inmigrantes, por la constructora Ecke & Co. como maestro pizzarrero y poniendo a su cargo la construcción de las cubiertas de mansardas y cúpulas de Palacio de Correos. Paradójicamente, en 2010 esos techos fueron restaurados por Techos Dörfler, la pujante empresa que sin saberlo Rudolf por entonces estaba comenzando a fundar en la capital de América del Sur a la que había llegado en medio de una gran crisis en su Alemania natal.

Comentar

Haga su comentario
Por favor entre su nombre aquí: