Inicio Emprendimientos El cuidado correcto para el motor de tu auto

El cuidado correcto para el motor de tu auto

Que un vehículo luzca bien por fuera ofrece la impresión de que está bien cuidado. Sin embargo, por dentro no siempre suele ser así. El motor es la parte más importante de tu vehículo, por lo que es fundamental mantenerlo en buenas condiciones, para  así asegurar su rendimiento y su vida útil.

Como todo conductor debe conocer, el buen funcionamiento de un vehículo depende del uso y del cuidado que se le otorgue. Una buena forma de hacerlo es comenzar con el cuidado correcto para el motor de tu auto.  Es por eso que el comparador de seguros auto nos deja los siguientes consejos.

Utilizar un buen combustible es la base para que el motor se mantenga en perfectas condiciones, además de contribuir a generar menor suciedad. El filtro de combustible es la pieza que va a proteger al motor de sedimentos dañinos y partículas que vienen en el combustible. Si el filtro es nuevo permitirá que el combustible fluya limpio al motor, y es necesario limpiarlo frecuentemente para evitar que se tape. Una limpieza adecuada va a permitir que el motor trabaje de forma óptima y evitará que se acumulen residuos que ingresen al motor y lo puedan dañar.

Por otra parte, es importante saber que el combustible tiene cierta cantidad de sedimentos que se asientan en el fondo del tanque, y que a medida que se realizan recargas de combustible los residuos se van acumulando. Lo recomendable es recargar el tanque antes de que llegue al mínimo, de manera que no se remuevan los residuos que el filtro no pueda contener. Entonces, lo ideal es no dejar el tanque con menos de un cuarto de combustible, de lo contrario, podrías estar generando un pequeño daño al motor, que con el tiempo se hará más grande.

Otro modo de proteger el motor de tu auto es evitar los arranques bruscos, o acelerar y frenar de repente. Para un rendimiento óptimo del motor, lo ideal es hacerlo trabajar de manera constante. Si se realizan movimientos muy agresivos, el motor estará haciendo esfuerzos extra que a la larga pueden generarle serios daños. Además de cuidar el motor, también estarás ofreciendo un mejor rendimiento del combustible, ya que el motor no estará trabajando de más.

El cuidado correcto para el motor de tu auto tiene que ver también con prestar atención a las advertencias que el mismo vehículo nos hace. Para eso existen las luces de advertencia del tablero, a las que debemos respetar, ya que nos dan un aviso anticipado para evitar cualquier inconveniente. Ya sea por la batería, la cantidad de combustible, la temperatura del motor, o la presión y cantidad de aceite, si alguna luz de advertencia se enciende en el tablero tenemos que hacerle caso. De esta forma estaremos evitando futuros desperfectos a nivel mecánico.

Por su parte, un buen funcionamiento del motor dependerá también de cambiar regularmente el aceite y controlar que el nivel del mismo sea el adecuado. El aceite permitirá que las partes del motor se mantengan bien lubricadas y no se desgasten o se sobrecalienten. Cambiándolo con cierta periodicidad, evitarás generar daños en tu motor. Según el motor y el tipo de aceite, lo recomendable es cambiarlo entre los 5000 y los 8000 Km recorridos, y dentro del año de haber sido colocado.

El sistema de refrigeración de tu auto es fundamental para que el motor no se recaliente y trabaje de manera óptima. El sistema de enfriamiento, formado por el radiador, el termostato, la bomba y el líquido refrigerante, es el que va a mantener la temperatura ideal del motor para que funcione sin inconvenientes. Para que el motor no se sobrecaliente, debes controlar que no le falte líquido anticongelante, que va a circular por el motor cuando éste necesite enfriarse. Por lo tanto, es muy importante que el nivel del líquido refrigerante no se encuentre por debajo del mínimo, ni por encima del máximo establecido para tu motor.

Muchos son los consejos prácticos que ayudarán a prestarle el cuidado correcto al motor de tu auto, como revisar que los cables que corren desde el distribuidor y conducen la electricidad hacia las bujías, no estén desgastados, de manera que la corriente se transmita sin problemas y tu auto encienda adecuadamente. Lo mismo con las correas del motor, cuidando que no estén desgastadas, ya que si se rompen ocasionarían un fuerte daño a tu motor.

Aunque sean varias las partes del auto que afectan directamente al motor, el cuidado de cada una de ellas es muy sencillo, y si se lo aplica adecuadamente, tu vehículo ofrecerá un rendimiento máximo y estará bien cuidado, prolongando la vida útil del motor y aportando a una conducción segura.

Autora: Débora Brizuela

Comentar

Haga su comentario
Por favor entre su nombre aquí: