Inicio Policiales Grooming: solicitan tomar recaudos con niños, niñas y adolescentes

Grooming: solicitan tomar recaudos con niños, niñas y adolescentes

Este viernes por la tarde se produjo una interesante charla organizada bajo la consigna #MercedesSinGrooming que incluyó a la especialista Dolores de Olazabal –licenciada orientada en abuso infantil, trabaja en hospitales y como perito en casos de abuso infantil en el fuero penal y en el de familia–, al licenciado en seguridad Maciel que trabaja en prevención del delito, drogas y género, y al fiscal adjunto Leandro Marquiegui, referente departamental de la Procuración General en materia de delitos conexos con la trata de personas, pornografía infantil y grooming.

En el encuentro, que fue organizado por el grupo #Mercedessingrooming integrado por varios particulares, integrantes del Legislativo (como Sabrina Viñales), del Colegio de Magistrados y de la Prensa (entre ellos Noticias Mercedinas) se destacaron presencias como la secretaria del Cónsul de Nigeria y la secretaria del Cónsul de Bélgica, así como también el doctor Piriz Camargo, abogado y profesor de Brasil.

 

Las presentaciones arrancaron con un video para plantear si “realmente sabemos con quiénes hablan nuestros hijos por internet”. Luego se pasó a la definición de este ciberdelito que es el grooming y ocurre cuando un adulto contacta a un menor de edad por internet mediante la manipulación, el engaño y escondiendo su condición de adulto, haciéndose pasar por un niño o persona de edad similar, con la idea de obtener algún tipo de gratificación sexual, imágenes, videos, chat e incluso reuniones presenciales.

Además se mencionó que este delito aumentó en 76 por ciento en este aislamiento obligatorio. “Tenemos mayor acercamiento con las redes y dispositivos electrónicos. Y muchas de estas costumbres vinieron para quedarse. El groomer o acosador es un depredador sexual, no siempre llega a la concreción del acto sexual pero sí es una persona que siente atracción física, psicológica y emocional hacia un niño, niña u adolescente”, planteó la licenciada Olazábal.

“Son personas que viven adaptadas en esta sociedad. Integradas, quizás sean vecinos, y su gusto y atracción que sienten hacia ese grupo etario de los niños y niñas los hace inmiscuirse y comprender nuevas aplicaciones, modas, gustos musicales, están muy embebidos en el tema del grupo etario que persiguen. Son personas que probablemente están al lado nuestro”, señaló.

“Son personas que viven adaptadas en esta sociedad. Integradas, quizás sean vecinos, y su gusto y atracción que sienten hacia ese grupo etario de los niños y niñas los hace inmiscuirse y comprender nuevas aplicaciones, modas, gustos musicales, están muy embebidos en el tema del grupo etario que persiguen. Son personas que probablemente están al lado nuestro”

Además de las redes, se planteó el potencial peligro de los juegos como el Fortnite, hoy muy en boga: “Se paga una membresía y se conectan con cuanta persona se puede uno imaginar. Hay que estar atentos, porque empiezan hablando y surfean muchas personas con perfiles falsos que crean falsos fans club de ídolos como Justin Beaver o similares”, alertaron. También señalaron plataformas como You Tube, donde “se dejan mensajes subliminales de fondo” cuando a simple vista “se ve bailando alguna figura animada que le gusta a los chicos”: “Tenemos que cuidar a qué redes y videos nos suscribimos, ya que terminamos viendo cualquier escena que no deseamos, y debemos denunciarla. Hay oportunistas incluso en YouTube kids, y un claro ejemplo es Momo o los juegos que se plantean por internet”.

“Si uno mira las políticas de estas aplicaciones están estipuladas para mayores de 13 años, pero es muy fácil mentir en el año de nacimiento y que un menor pueda tener su propio perfil. Si el adulto no está atento a esto es como si los dejásemos en el medio de la calle solos: no van a saber qué hacer porque son muy chicos y no están preparados”, remarcaron los expositores.

En cuanto al grooming ejemplificaron que hay una metodología en la que se los confunde a los niños, niñas y adolescentes: “A los jóvenes haciéndose pasar por chicas le mandan fotos en ropa interior, y ellos les mandan fotos propias, y el siguiente paso es un video, y se los amenaza que si se niega van a mostrarle esto a la familia. Aquí el desenlace también puede ser confiar en la familia, pedir ayuda, hacer una denuncia. Entra en juego la frustración, la depresión y hasta el suicidio, todo depende del grado de tolerancia a la frustración que se tenga. Han sido víctimas, no los podemos culpar de haber caído en las redes de una persona que tiene un trastorno y sabe cómo manipular a un niño”, indicaron entre otros conceptos y llamaron a estar atentos a lo que sucede a nuestro alrededor: “Tenemos que estar presentes y poder charlar con nuestros hijos, valorando el trabajo de la familia, el diálogo sobre el uso de la tecnología en el hogar, con respeto”.

Volviendo sobre los juegos en red concedieron que si bien “divierten a los niños”, muchos “son agresivos, muestra desnudez y el menor utilizando en tercera persona su personaje puede ingresar a burdeles, tener sexo e incluso tocar a las chicas que trabajan ahí”: “Estamos agrietando el norte que le marcamos a nuestros hijos del respeto por el otro”, plantearon.

Sobre los juegos en red concedieron que si bien “divierten a los niños”, muchos “son agresivos, muestra desnudez y el menor utilizando en tercera persona su personaje puede ingresar a burdeles, tener sexo e incluso tocar a las chicas que trabajan ahí”: “Estamos agrietando el norte que le marcamos a nuestros hijos del respeto por el otro”, plantearon.

Recomendaron, asimismo, la instalación de antivirus y evitar que las personas conozcan nuestras claves personales. Y de ninguna manera enviar una imagen con poca ropa o sin ropa, o como se sugirió desde las autoridades practicar sexo virtual: “Hay que tener muchos recaudos, porque las imágenes quedan y dentro de 10 años pueden seguir dando vueltas, pueden ser comercializadas, dadas gratuitamente o distribuidas entre quienes mantengan ese gusto sexual. Esto es como un tatuaje, para toda la vida, el tatuaje se puede eliminar pero la marca queda, no se puede borrar, no se puede volver el tiempo atrás. Uno pierde el control sobre una fotografía que publica o envía”.

Por otra parte se hizo hincapié en que no es bueno que los niños tengan dispositivo propio, o que lo tengan lo mas tarde posible: “No pueden dimensionar. Hay que limitar sus contactos si van a tenerlo, y explicarles que no pueden establecer contactos con teléfonos no identificados o números desconocidos”.

Llamaron, asimismo, a estar atentos a los cambios de conductas. En el patrón de sueño, la irritabilidad, el aislamiento, la falta de apetito, algo diferente de la habitualidad puede indicar que algo sucede, pueden ser víctimas de acosos y los padres deben estar atentos.

Entre otras recomendaciones, en cuanto a los adolescentes se planteó que estos no proporcionen imágenes íntimas e información de la familia: “Por más confianza que se tenga no se da, no se brindan permisos ni se aceptan programas o imágenes de personas que no conocemos”.

Se señaló que es importante que la computadora no esté en un lugar privado sino público, no hacer visible o abierto el servidor Wi Fi, cambiar la configuración del router, que la webcam se puede tapar para que otra persona no pueda tener acceso, y se aseguró que el diálogo es la mejor barrera de prevención para que los niños no cedan al chantaje: “Que sepan que pase lo que pase siempre van a poder contar con la familia. Que no va a haber represalia, sino que van a tener contención y se va a solucionar el problema”.

Además pidieron si este grooming sucede “no borrar información, hacer capturas de pantalla, denunciar inmediatamente”, y “atender al niño para que no se sienta culpable de lo que le pasó”, entre otros puntos.

La exposición del fiscal adjunto Leandro Marquiegui será tratada en una próxima nota.

Denuncias:
– Mercedes. Leandro Marquiegui. Agente Fiscal. UFIJ N° 2 Cabecera o Descentralizada 02324-427530. Calle 26 y 37 4to. piso.
– Denuncialo llamando al 134. Línea gratuita para todo el país

Dejá un comentario