Inicio Ambiente El lento reciclaje en la Argentina

El lento reciclaje en la Argentina

Por Cristian Frers. Hay normativas e iniciativas estatales y privadas que apoyan la recuperación de residuos. Cooperativas de recicladores urbanos, contenedores y puntos verdes. Pero, aun así, el problema de la basura sigue siendo un desafío colectivo, tras décadas de batallas, algunas perdidas y otras ganadas. ¿Qué pasa que Argentina recicla poco?

Crear basurales a cielo abierto, vertederos municipales o rellenos sanitarios es la válvula de escape que se utilizó durante años, hoy sería inaceptable. Por eso, reciclar, separar en origen y minimizar lo que se descarta deberían ser casi mandamientos a la hora de cuidar el medioambiente, combatir la contaminación y prevenir el calentamiento global. Sin embargo, esto no ocurre. A cuatro años de suspenderse la entrega de bolsas de nylon en los supermercados, cayó la separación de basura en las casas y se recicla menos.

Los problemas se centran en la falta de un régimen unificado que disponga de reglas claras para la industria, la discontinuidad en las medidas, los permanentes recambios de las autoridades gubernamentales, la falta de decisión política a nivel local como municipios, provincia y nación, la escasa educación ambiental y los pocos controles y penalidades. A ello, se le suma la exigua, por no decir prácticamente nula, información que existe sobre el tema y la dificultad para acceder a ella.

En el país cada dos segundos, se produce una tonelada de basura. Una fracción grande de ella finaliza en basureros a cielo abierto o en rellenos sanitarios que han colapsado o están a punto de hacerlo. ¿Cómo reciclarla? Es una pregunta cuya respuesta encierra uno de los problemas más serios que enfrentan las grandes ciudades. La clave se encuentra en profundizar el cambio cultural para dejar de pensar el residuo como un desecho y entenderlo como un recurso.

Hace años que la basura genera ganancias de 600 millones de pesos a nivel país, principalmente a través de los impuestos municipales, provinciales y nacionales… Si esto es así, me pregunto: ¿Entonces, porque no reconvertir ese impuesto hacia una economía circular?

Lo que yo propongo se basan en impuestos y tasas que ya existen como impuestos municipales basados en la recolección de la basura, NO hay que crear nuevos… Les dejo una idea para implementar en Carmen de Areco o algún otro municipio de la Provincia de Buenos Aires. Además de los municipios de las distintas provincias y en la Nación para que el proceso se convierta en un proceso integral. No deberían crearse nuevos impuestos por el momento, ni sacarle más dinero al contribuyente.

¿Qué es lo que propongo? Seguramente, el impuesto que se paga deja una ganancia determinada. Lo que propongo es sobre esa ganancia en el corriente año 2022 separar un 20 % para invertirlo en campañas sobre el reciclado de basura, implementar campanas de educación ambiental en las escuelas, y como mejorar el servicio, ente otras acciones.

Este porcentaje para incentivar el reciclaje en los municipios debe estar apoyada por ordenanzas municipales que deberían modificar el incremento cada dos años. Si se comienza con el 2022 con un 20 %, en el 2024 debería incrementarse al 30 %, en el 2026, subirlo al 40 %, en el 2028, aumentarlo al 50%, para llegar al 2030 con una inversión del 60% en economía circular. Esta acción llevada a cabo con la basura, también podría implementarse en otras problemáticas ambientales como es el agua y las energías. Si hay algún economista que cree que esto no es viable y me explica los motivos, estaría muy interesado en escucharlo con atención.

Otra iniciativa que podría implementarse para generar nuevos ECO PUNTOS en los municipios, estos lugares donde se depositan los materiales que se pueden reciclar y reutilizar podría ser acompañada por el lanzamiento de una aplicación para los ciudadanos que participen de esta práctica puedan sumar puntos y acceder a diferentes promociones en los comercios adheridos de la localidad. Esta aplicación, debe dejar registrado cuando una persona deposita los materiales reciclables en los ECO PUNTOS. Por esta acción, el ciudadano acumulará puntos que luego podrá canjear por descuentos o promociones en los locales comerciales adheridos.

Entiendo que la clasificación de residuos mejora la calidad de trabajo de los recolectores de basura y afianza la economía circular. Es comenzar a planificar un sistema ágil que incentive la conciencia ambiental del reciclaje en Argentina.


* Cristián Frers es Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social (Periodista).

Dejá un comentario