Inicio Sociedad “Hace mucho tiempo mamá quería conquistar las montañas”

“Hace mucho tiempo mamá quería conquistar las montañas”

Sus hijas Anabella y Sofía Gauna la acompañaron y acompañan en su camino. La foto es antes de la enfermedad

Las hijas de Alejandra Chiminelli estuvieron siempre desde su familia acompañándola y ahora ella les está devolviendo nada más y nada menos que valor para enfrentar los desafíos de la vida. Ellas, afirman que su madre “las inspira”.

Anabella y Sofía Gauna tienen en su madre un ejemplo para perseguir sus sueños. “Como hijas sentimos un profundo orgullo pero no es porque ahora tiene un pico con su nombre, sino porque desde siempre nos ha mostrado y enseñado que solamente mediante la constancia y el esfuerzo por perseguir nuestros sueños una logra lo que desea”, cuentan.

“Nuestra mamá hace mucho tiempo que quería conquistar las montañas y ni siquiera una enfermedad tan destructiva y dolorosa como el cáncer se pudo interponer. La vida nos ha demostrado como familia que no alcanza solo con desear lo que queremos, sino que una también se tiene que preparar emocional y físicamente para alcanzarlo”, cuentan.

Para ellas el resultado del camino una vez superada la enfermedad fue revelador: su madre había renacido. “Aprendió a valorar cada minuto de su tiempo, ocupándose de llenarlo con actividades que la acerquen al disfrute. También cultivó la paciencia y el abrazar el «día a día», el «ocuparse» en lugar de «preocuparse» y que «el vivir solo cuesta vida». La terapia fue un pilar fundamental en su viaje, entendiendo que para transformar su presente debía empezar por ella misma. No fue fácil pasar por todo lo que la vida le tenía preparado, pero de cada obstáculo nuestra mamá obtuvo un nuevo don”, explican las hijas de Alejandra Chiminelli.


MAS SOBRE ESTE TEMA

Mercedina llegó a sus 56 años al avión de los uruguayos en la cordillera y una cumbre lleva su nombre

“Alejandra logró conquistar su cima”

“Ale nos ayudaba a todos y nos alentaba a seguir”

Una excursión apasionante a los restos del avión de los rugbiers uruguayos 


“El pico «Alechi» en esta historia es una anécdota, lo importante es que nuestra mamá nos inspira (como a muchos) a ser mejores mujeres, a ser independientes (sobre todo emocionalmente) y a superar nuestros peores temores”, completan Sofía y Ana, aclarando que a Alejandra la aman “eternamente”.

Dejá un comentario