Inicio Cultura Pelambre y Matambre: una dupla que convoca a la risa

Pelambre y Matambre: una dupla que convoca a la risa

En una noche dedicada al Café Concert para adultos, el popular dúo compuesto por Federico Lione y Débora Blanco, brindó un excelente espectáculo en “Tierra de Payasos” que fue calurosamente celebrado por el público asistente.

Bergson afirma que “para comprender la risa hay que devolverla a su hábitat a su medio natural: la sociedad”.

Se ha dicho, además, que es mucho más difícil hacer reír que llorar, puesto que la comicidad tiene ciertas reglas propias de una función social que genera determinadas características sobre un hecho o persona que escapa, de alguna forma, a la “norma” o “el sentir común”.

El viernes 8 de noviembre, en Tierra de Payasos ese axioma se cumplió, cuando los dueños de casa: “Pelambre” – Federico Lione – y “Matambre” – Débora Blanco –  aparecieron en el escenario.

Con su simpatía habitual, comenzaron su rutina, interactuando con el público, mostrando sus conocidas dotes histriónicas, con su vestimenta habitual. Pero esta vez el público no estaba conformado por chicos sino por adultos – aunque de todos modos nunca se pierde ese niño interior – y la expectativa era grande.

Y así comenzó el show. A medida que la función transcurría, los amigos inefables fueron cambiando, no solo su vestimenta, sino también sus personajes: una paisanita bastante atrevida, un gaucho algo entrado en años y otros que pusieron en evidencia que Pelambre y Matambre pueden ser mucho más que divertidos payasos, convirtiéndose en personajes que, a través de sus caricaturas y  diálogos intencionados, aunque jamás groseros, provocan situaciones desopilantes que no dan respiro al espectador.

El espectáculo sirvió para presentar a otros colegas: los payasos “Chimichurri” – Alexis Sánchez – y “Gaviotto”, que con sus malabares y trucos deslumbraron.

Esta nueva propuesta de “Tierra de Payasos”, nos permitió descubrir otra faceta de esta dupla excelente que forman Federico y Débora en la que, no solo pudimos apreciar esa  química especial que trasuntan sus actuaciones, sino también la ductilidad en la composición de diversos personajes en distintas situaciones.

En el final del espectáculo, Federico revalorizó la función del artista callejero sobre el que, muchas veces, en nuestro país todavía existen algunos prejuicios, a diferencia de lo que sucede en Europa donde se los reconoce y aprecia ampliamente.

Felicitamos a los artistas, y esperamos que haya muchos más Café Concert en Tierra de Payasos donde, además, podamos conocer a los amigos de Pelambre y Matambre.

Comentar

Haga su comentario
Por favor entre su nombre aquí: