Inicio Sociedad El reconocido paleontólogo José Bonaparte falleció este martes

El reconocido paleontólogo José Bonaparte falleció este martes

Si bien era rosarino, el reconocido paleontólogo José Fernando Bonaparte realizó sus trabajos en Mercedes y en esta ciudad –donde entre otras actividades fue uno de los socios fundadores del Museo Carlos Ameghino– vivió durante años, hasta que a los 91 falleció, este martes.

Bonaparte había nacido el 14 de junio de 1928. Se especializó en Paleontología de Vertebrados y realizó cursos de Geología Histórica, Paleontología y Anatomía Comparada en la UNT, así como en la Universidad de Harvard. En 1959 se incorporó a la Fundación Miguel Lillo (PK) de la UNT, donde fue Profesor y Director de la Sección de Paleovertebrados (1960-78). Realizó estudios en instituciones internacionales y fue Miembro de Sociedades Científicas. Obtuvo becas de la Fundación Guggenheim y del British Council, entre otros organismos. Integró la Subcomisión Asesora del CONICET (PK) en Tucumán (1976-79), el Consejo de Investigaciones de la UNT (1985-86). Es autor de varios libros y más de 120 trabajos de investigación. Se desempeñó como investigador del CONICET y Jefe del Departamento de Paleontología de Vertebrados del Museo Argentino de Ciencias Naturales.

Se inició en Paleontologia de Vertebrados en Mercedes, provincia de Buenos Aires, y desde muy joven se dedicó a recolectar huesos antiguos en las barrancas del río Lujan la misma zona donde Fray Manuel de Torres encontró los restos de un Megaterio del siglo 17 y donde también hicieron sus primeras excavaciones los pioneros de la paleontología Argentina: Francisco J. Muñiz y Florentino Ameghino.

Así es que fundó y organizó el Museo «Carlos Ameghino».

Bonaparte es uno de los protagonistas del renacimiento de la paleontología Argentina ocurrida en las ultimas décadas por obra de Osvaldo Reig, Rodolfo Casiminquela y otros argentinos además de los norteamericanos Alfred Romerd y Edwin Colbert.

Emprendió por entonces numerosos trabajos de campo en las márgenes del Río Luján y en los acantilados de Monte Hermoso, entre otras tantas localidades. Realizó cursos libres de Geología Histórica y Paleontología con el Dr. O. A. Reig y de Anatomía Comparada con el Dr. K. Gavrilov en la Universidad Nacional de Tucumán, así como también de Evolución con el Dr. E. Mayr, de Vertebrados inferiores con el Dr. A. S. Romer, de Mamíferos sudamericanos con el Dr. B. Patterson y de Faunas de Asia con la Dra. Z. Kielan-Jaworowska, todos estos en la Universidad de Harvard.

Foto Juan Roleri/Télam/aa

Desde 1959 orientó sus investigaciones a los vertebrados mesozoicos, las cuales tenían por entonces muy pocos precedentes en Sudamérica. Después de trabajar con correcciones de fósiles en la universidad de Tucumán, fue contratado a fines de la década de 1970 por el Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires donde dirigió el departamento de paleontología de vertebrados.

En 1959 se incorporó a la Fundación Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán, donde fue Profesor Titular de Paleozoología entre 1975 y 1979 y Director de la Sección de Paleovertebrados entre 1960 y 1978. Bajo su dirección, esta sección alcanzó una jerarquía notable, no sólo por los excepcionales materiales que se reunieron sino también por los numerosos trabajos que se publicaron. En 1974 dicha casa de altos estudios le otorgó, previa consulta internacional, el título de Doctor honoris causa. En 1978 debió dejar la Fundación Miguel Lillo y trasladarse a Buenos Aires para tomar la dirección de la Sección de Paleontología de Vertebrados del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia”. No obstante continuó dictando algunas clases en Tucumán entre 1980 y 1984.

Realizó estudios en el Museum of Comparative Zoology de la Universidad de Harvard (Estados Unidos), en el British Museum (Londres, Inglaterra), en el Institute Paleontologie de París (Francia), en el Museum für Naturkunde (Berlín, Alemania) y en la Universidad Autónoma de Madrid (España), entre otras tantas instituciones.

Obtuvo becas para perfeccionamiento e investigación en el exterior de la Deut la Fundación J. S. Guggenheim, de la Fundación Alexander von Humboldt, del British Council, de la Deutsche Akademie Austauschdienst, del Field Museum y de la Humboldt Stiftung, entre otros organismos.

Fue subsidiado en sus expediciones por distintas entidades nacionales y extranjeras como: la Fundación Instituto Miguel Lillo de la Universidad Nacional de Tucumán, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el Museo Argentino de Ciencias Naturales «Bernardino Rivadavia» y el Centro Studi Ricerche Ligabue. También fue subsidiado por la National Geographic Society durante nada menos que 16 años consecutivos y por The Dinosaur Society en distintas oportunidades.

Descubrimientos
Los dinosaurios que Bonaparte descubrió evolucionaron en el supercontinente meridional de Gondwana en la Era Mesozoica, y poseen características consideradas como muy singulares al comparárselos con sus equivalentes norteños (provenientes de Laurasia), entre las que sobresale a primera vista el tamaño generalmente más desarrollado de las variedades australes.

– Abelisaurus comahuensis (1985, con Novas), un carnívoro terópodo, como el Allosaurus
– Agustinia ligabuei (1998, anteriormente Augustia), un saurópodo como el Brachiosaurus con placas espinales como el Stegosaurus
– Alvarezsaurus calvoi (1991), el original y más primitivo miembro de la enigmática y difícil de clasificar familia de proto-aves alvarezsáuridos
– Amargasaurus cazaui (1991, con Salgado), un dicraeosáurido como el Dicraeosaurus, con espinas (y posiblemente una vela) a lo largo del lomo
– Andesaurus delgadoi (1991, con Calvo), un titanosáurido y uno de los más grandes dinosaurios
– Argentinosaurus huinculensis (1993, con Coria), un titanosáurido y el mayor dinosaurio conocido hasta el presente (2006)
– Argyrosaurus superbus (1984), un titanosáurido y uno de los más grandes dinosaurios
– Carnotaurus sastrei (1985), un terópodo carnívoro con cuernos
Coloradisaurus brevis (1978, anteriormente Coloradia), un sauropodomorpha del triásico temprano
– Guaibasaurus candelariensis (1998, con Ferigolo), un primitivo terópodo
– Kritosaurus australis (1984, con Frenchi, Powell y Sepúlveda), el dinosaurio sudamericano pico de pato (hadrosáurido) mejor conocido hasta el presente (2006)
– Lapparentosaurus madagascariensis (1986), un saurópodo
Ligabueino andesi (1996), un ceratosáurido con garras posteriores del tipo del Deinonychus
– Mussaurus patagonicus (1979, con Vince), un temprano (Triásico) sauropodomorpha conocido solo por los huevos y pequeños cráneos de crías
– Noasaurus leali (1980, con Powell), otro ceratosáurido con garras traseras del tipo del Deinonychus
– Piatnitzkysaurus floresi (1979), un tetanuran terópodo
Rayososaurus agrioensis (1996), un Rebbachisauridae saurópodo
Riojasaurus incertus (1969), un temprano (Triásico) sauropodomorpha
– Saltasaurus loricatus (1980, con Powell), un titanosáurido blindado
– Velocisaurus unicus (1991), un ceratosáurido sumamente apto para la velocidad
– Volkheimeria chubutensis (1979), un saurópodo
– Ligabuesaurus leanzai (2006), un saurópodo

Bonaparte también descubrió un número importante de arcosaurios, entre ellos:

– Pterodaustro (1970), un pterosaurio filtrador.

Bonaparte vivía en calles 19 y 106, era presidente honorario del Museo Carlos Ameghino y es velado desde poco antes de este mediodía, en calles 20 y 19, mientras que su sepelio será este mismo martes 18 de febrero a las 17,00 horas cuando será trasladado al cementerio municipal.

Dejá un comentario