Inicio Sociedad Guillermo Levermann: “Nos vimos totalmente impedidos de continuar en Hemodinamia”

Guillermo Levermann: “Nos vimos totalmente impedidos de continuar en Hemodinamia”

Uno de los responsables de la empresa que trabajaba como satélite del Cardiovascular lamentó el cierre del Centro. Explicó que aún no pudieron retirar sus equipos y que se vieron en la obligación de despedir a sus 4 empleados.

El doctor Guillermo Levermann es uno de los responsables de la empresa de hemodinamia que funcionaba en el interior del Centro Cardiovascular Mercedes, que hoy tiene cerradas sus puertas y entró en proceso de quiebra. Por estos días está viviendo una situación inesperada con la resolución del conflicto con los empleados y demás trámites, y explicó cómo se han dado las cosas y cómo podrían seguir.

“Somos una empresa satélite que trabajaba dentro del Centro Cardiovascular”, aclaró Levermann a NOTICIASMERCEDINAS.COM. “Teníamos nuestros propios empleados, en una sociedad anónima aparte, pero dependiente del Cardio. Así que cuando este Centro decide su cierre y presentación de quiebra nosotros nos vimos totalmente impedidos de continuar con nuestra tarea, a pesar de que nuestra situación financiera no era mala. No teníamos deuda con nadie pero era imposible seguir prestando servicios porque ni siquiera teníamos acceso a ingresar al Cardiovascular. De esta manera nos vimos en la obligación de despedir a nuestros empleados”, agregó.

En este sentido Levermann informó que dependían de esta empresa 4 personas en relación laboral, además de los médicos que trabajaban. “Nosotros con los empleados siempre tuvimos los pagos y aportes al día, jamás nos atrasamos, y ante el cierre los convocamos y tratamos de llegar a un arreglo sin necesidad de tener que ir a un juicio”, explicó y dijo que hay maquinaria y otros elementos que no pudieron sacar del lugar. “El equipamiento principal es muy pesado, son elementos de gran porte, se requiere de grúa para poder transportarlo y aún están dentro del edificio, hasta que el síndico nos autorice a retirarlos porque son de nuestra propiedad”, explicó y destacó que esos equipos “claramente” no estarán incluidos en el patrimonio del Cardiovascular. “En el inventario presentado ante el Juzgado no han incluido a nuestros equipos”, precisó.

Por último, Levermann aclaró que si bien la situación venía deteriorándose, luego de hacerse todos los esfuerzos no fue suficiente para sacar adelante el centro en los últimos dos años: “Se llegó a esto y es una gran pérdida para la ciudad y la zona, y hay mucha gente que se queda sin trabajo. Esto es una pena en todo sentido”, opinó el profesional e indicó que si bien la Clínica Cruz Azul posee un servicio de hemodinamia, en este no tienen la posibilidad de hacer cirugía cardiovascular ni de atender el volumen de pacientes y de urgencias que tenía el Cardiovascular, donde se trabajaba incluso de madrugada y los fines de semana.

“Es difícil pensar cómo se habría evitado esto. Hay muchos factores que llevaron a esto, desde la situación económica general del país hasta problemas particulares del Centro, de tipo administrativo”, dijo luego e indicó que la empresa que integra no se disuelve, sino que deja de prestar servicios de momento. “Nuestra idea es cuando podamos retirar los equipos instalarnos en otro lugar. Nos encantaría que sea en la ciudad, pero va a ser difícil”, explicó.

Comentar

Haga su comentario
Por favor entre su nombre aquí: